Cuáles son los riesgos de invertir en finca raíz. Consejos para manejarlos correctamente

Es emocionante pensar en un nuevo reto y una nueva inversión y más si se trata de una propiedad como tu vivienda o negocio. Ten en cuenta que además de ser una excelente opción para comprar y luego arrendar o vender, también debes tener en cuenta los riesgos de invertir en finca raíz y así evitar dolores de cabeza.

Si bien esta es una opción bastante rentable, segura y muchos la consideran de bajo riesgo; es clave que evalúes ciertos aspectos y tomes con calma el paso a paso para cumplir tu meta.

En IVIN te contamos los principales riesgos de invertir en finca raíz y cómo manejarlos. No para que dejes de llevar a cabo tu sueño, sino para que todo te salga a la perfección y cumplas tus expectativas.

Descarga aquí: Guía completa de inversión en finca raíz

Elige muy bien a la constructora

Lo primero que debes hacer es investigar para conocer la experiencia de la constructora, los proyectos en los que ha participado y su oportuna entrega. Asegúrate de que cumpla con las fechas que promete y si es posible habla con personas que ya hayan tenido contacto con estas.

Uno de los principales riesgos de invertir en finca raíz es contar con la mala fortuna de iniciar tu proyecto con una constructora deshonesta o inexperta. Por eso te recomendamos ingresar a su sitio web, visitar alguno de los proyectos que haya llevado a cabo, hablar con residentes del proyecto y revisar los acabados y la calidad de la obra.

Otra manera de corroborar que sea una constructora de confianza es buscándola en la web y leyendo noticias y comentarios acerca de esta. Si ha tenido algún escándalo o hay usuarios quejándose de seguro te aparecerá.

No creas en promesas falsas

Hay quienes quieren aprovecharse de tu “emoción” y te prometerán costos y rentabilidades inimaginables.

Si te están ofreciendo un retorno a la inversión en poco tiempo, para, piensa con cabeza fría y evalúa si esta información puede ser cierta. Recuerda que “de eso tan bueno no dan tanto” y si te hablan de una inversión muy pequeña que te va a generar grandes ganancias debes desconfiar.

Piensa que el dinero no se gana fácil ni de un momento a otro y a pesar de que eso suene sensacional, será mejor que lo tomes con calma y analices la situación.

Ten cuidado con los inmuebles usados

Investiga cuidadosamente la condición del predio ya que podría tener algún tipo de pleito o juicios de sucesión, asesórate de un abogado y más si se trata de una hipoteca, ya que ellos te ayudarán a confirmar el estado legal del inmueble.

No descartes la idea de consultar los certificados de libertad y tradición y documentos pertinentes para revisar al detalle los datos de los propietarios actuales y la posibilidad de hipotecas existentes. Compara alternativas y no te cierres a nuevas opciones, muchas veces por el afán de realizar rápido la compra se pierden de vista otras posibilidades que te pueden ofrecer mejores precios y ubicación.

Lectura recomendada: ¿Es rentable comprar para arrendar?

Analiza todos los aspectos

Antes de dar el gran paso y tomar la última decisión del inmueble que quieres adquirir, evita los riesgos de invertir en finca raíz. ¿Cómo hacerlo? Realiza un análisis profundo del mercado, define si el inmueble que vas a comprar lo quieres para negocio, para vivir, para vender o para arrendar.

Analiza la zona, esto te permitirá saber si encontrarás clientes rápidamente o arrendatarios de tu local o vivienda. Determina el costo que vas a poner al lugar que quieras ofrecer y compara alternativas similares para que lo que ofreces no esté desfasado. Lo más importante es que definas todo esto con tiempo y no te tomen por sorpresa.

Ponte las pilas al momento de arrendar

Cuando vas a rentar con inmobiliaria, intermediarios, con póliza o aseguradoras, debes conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada una de esas opciones.

Las inmobiliarias o intermediarios se ocupan de cada detalle del arrendamiento: cobros, papeles, muestra del inmueble, etc. Sin embargo, tienes que pagar una comisión por su servicio, los procesos pueden ser un poco más demorados y piden más requisitos.

En el caso de las pólizas o aseguradoras, te cubren y aseguran en caso de incumplimiento del pago del inquilino o de daños. Pero con esta opción tú serás el encargado de todas las labores, desde mostrar, entregar y recibir el inmueble arrendado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn